sábado, julio 13, 2024

Andrus y la lucha de Comuneros, entre un olor a alcantarilla | Opinión por: Finito

Otras noticias

El olor a mierda abunda en el aire, un olor fétido, desagradable, como de alcantarilla. Es constante; tanto, que ya mucha gente de allí ni lo siente; pero el que recién pasa por sus calles debe taparse la boca y la nariz. Para comer, la gente cierra las ventanas de las casas, porque si no ese olor como que se mezcla con el sabor, y la sensación es horrible, tanto que dan ganas de vomitar.

Andrus no se ha acostumbrado a él, a ese mal aliento de Comuneros. A veces los gallinazos dan vueltas arriba porque sí; si bajaran comenzarían a picotear el barrio completo, pues si algo he visto allí es que lo ha podrido el olvido. Su alcantarilla está colapsada. La empresa llamada EPQ, antes Esaquín, maneja el alcantarillado; pero allí, hasta ahora, lo único que ha hecho bien es cobrar.

No llega el agua, pero el recibo lo hace puntual, inoportuno, cubierto de ironía, cobrando lo que mal brinda. El barrio está hueco; un día un camión de gaseosas se hundió y se vio la inmundicia; el alcantarillado fue mal diseñado; los daños incluso una vez ocasionaron la muerte de un obrero, que estaba intentando arreglar lo que los corruptos dañaron. El agua limpia no llega, las aguas negras no se van; esa ironía es su pan diario. Andrus fue presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio; peleó contra la alcaldía, peleó contra EPQ. Por un tiempo fue el héroe de su gente.

Abonó el camino para que el personero municipal Farid Jaramillo Calvo y Mónica del Pilar Gómez Vallejo, como Procuradora 14 Judicial II Ambiental y Agraria de Armenia, interpusieran una acción popular, y el fallo del Consejo de Estado obligó a la alcaldía, a la CRQ, a EPQ y a la Gobernación del Quindío a darle solución a la problemática. Sus batallas lo llevaron al Concejo de Montenegro, donde cumple su segundo periodo; allí 12 son concejales de la coalición de gobierno y él solo está en la oposición.

Quiere que EPQ cumpla e invierta en el alcantarillado, porque es la que cobra los recibos, es el que administra hace muchos años el acueducto y el alcantarillado. Por eso estuvo en contra de que la administración del alcalde Pava metiera al pueblo en una deuda de 11.000 millones de pesos y destinara 6.000 para reponer el alcantarillado; pues dice que en lugar de asumir esa deuda que pagarán los montenegrinos, bien puede exigir que las otras entidades los ayuden, en especial EPQ.
Como columnista, defiendo o critico ideas, no a los hombres; tal vez algún día tenga que criticar alguna acción de Andrus, no lo sé; pero en esta ocasión no hay que ser muy inteligente para darse cuenta que desea que su barrio tenga un nuevo alcantarillado, pero también quiere que se respete lo que dijo el Consejo de Estado y que paguen los que tienen que pagar.

Eso dijo el domingo en la mañana en el Concejo, en la sesión de votación del proyecto, y desde la grada la misma gente que un día lo aplaudía en su barrio lo abucheó, otra ironía, abuchean al que más los ha defendido. Él los llamó “pueblo sin memoria” e indignado se fue del recinto, pues no soportó el olor a mierda que abundaba en el aire, un olor fétido, desagradable; sí, como de alcantarilla.

Opinión por Finito

Oliver Gómez Solarte – Director Finito.pro

Columnistal medio Quindío Noticias: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad total y absoluta del columnista firmante al pie de página. Su contenido no compromete la línea editorial e informativa de Quindío Noticias.

Recientes

Más noticias